Ir al contenido principal

Te esperé hija

Te esperé hija de puta,
el corazón me daba un vuelco
cuando unos tacones
parecían acercarse a mi puerta,
cuando el confuso recuerdo
recomponía otras voces
de manera velocísima
hasta hacerlas parecer la tuya.

Me reí cuando supe
que confundí tu voz
con la de la pinche vieja
del piso de abajo.

Entré mil veces por esta puerta
mirando siempre al suelo
al encender la luz,
buscando una nota,
un pedazo de papel,
algunas letras,
algo que saliera de tus manos,
algo,
un pedazo de papel toillete
con una mancha de mierda,
algo,
algo hija de puta.

Te inventé muchas veces,
con la ayuda de alguna chica
que tuviera tu lindo pelo largo,
tus lindas nalgas,
eras vos por un instante,
hasta que los sentidos te desmentían,
raro tipo tenías
hija de puta.

Ahora estás tocando a mi puerta,
y pensé que eras alguien más.


Crapillo '03.

Comentarios

caracol dijo…
un verdadero poema con furia. te dejo saludos
jose dijo…
tremendo
trasplante dijo…
el estilo enfatico atrevisa las visceras, me gusta

Entradas más populares de este blog

Quim Font - Bolaño (fragmento)

Uno de los personajes que más me gustan de "Los detectives salvajes" de Roberto Bolaño es el de Quim Font o Joaquín Font y creo que fue uno de los mas elaborados por el autor en todo el libro, si es que hay personajes mas elaborados que otros. Quim tiene una visión bastante lúcida desde su precaria salud mental. Desde su aparatosa conducta y su estrafalaria apariencia Bolaño le concede un equilibrio y un buen humor negado a las personas aparentemente en posesión de sus facultades mentales.  Quim parece poseer la capacidad de saber cuando tomarse la vida en serio y cuando no, quizás eso sea precisamente lo que lo hace ser un loco.  Y aunque a veces desvaría, algunas de sus frases merecen la seriedad o la risa del caso, ambas sin ningún asomo de burla.  Aunque yo no prefiera la "página técnicamente perfecta", sino la página perfecta, a secas.

Joaquín Font, Clínica de Salud Mental El Reposo, camino del Desierto de los Leones, en las afueras de México DF, enero de 197…

Charles Bukowski - Las mujeres del verano

las mujeres del verano morirán como la rosa
y la mentira
las mujeres del verano amarán
siempre y cuando el precio
no sea eterno
las mujeres del verano
pueden amar a cualquiera;
incluso a ti
mientras dure el
verano
pero también les
llegará el invierno
nieve blanca
y frío helado
y caras tan feas
que incluso la muerte
hará una mueca de horror
antes de
llevárselas.

Unidad de Cuidados Intensivos - J. G. Ballard

Por que nos acordamos de ellos cuando ya están muertos?
Un cuento de Ballard de allá por 1,982.

Leer cuento