Ir al contenido principal

Bodegón


Empiezo a vaciarme cuando te veo ir,
cuando le pagás al chofer
y luego me mirás,
mientras a un tiempo
te sentás y moves la mano
diciendome adiós.
Yo siento como si
tus dedos revolvieran mis visceras
hasta enredarlas.
El almibar en el que nadaba mi corazón
hacía un rato solamente,
empieza a gotear,
ahora como un ácido,
por una fisura en mi costado.

Quisiera sentarme en la banqueta
despedirme en silencio de vos,
ver como tu bus se pierde calle abajo,
pero echo a andar
a esperar el mío.

Camino un poco y veo caras:
grandes rocas redondeadas,
bloques grises de angulos filosos,
torsos de batracios,
rugosas cortezas;
quizás la mía no sea distinta a esta hora,
en este instante
en el que debo cruzar
este raudo caudal de autos,
con mi tristeza hecha bochorno.
Con otro talante sería mas facil,
pero esta tarde que empieza a hacerse noche
tengo el rostro inundado de tu olor,
mi ropa, mis manos,
mis dedos,
cuando de regreso a casa encuentre
sobre la mesa de noche
las semillas de la mandarina que comías,
las de melón,
cuando me acueste
y tu perfume esté tibio todavía.

Crapillo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Quim Font - Bolaño (fragmento)

Uno de los personajes que más me gustan de "Los detectives salvajes" de Roberto Bolaño es el de Quim Font o Joaquín Font y creo que fue uno de los mas elaborados por el autor en todo el libro, si es que hay personajes mas elaborados que otros. Quim tiene una visión bastante lúcida desde su precaria salud mental. Desde su aparatosa conducta y su estrafalaria apariencia Bolaño le concede un equilibrio y un buen humor negado a las personas aparentemente en posesión de sus facultades mentales.  Quim parece poseer la capacidad de saber cuando tomarse la vida en serio y cuando no, quizás eso sea precisamente lo que lo hace ser un loco.  Y aunque a veces desvaría, algunas de sus frases merecen la seriedad o la risa del caso, ambas sin ningún asomo de burla.  Aunque yo no prefiera la "página técnicamente perfecta", sino la página perfecta, a secas.

Joaquín Font, Clínica de Salud Mental El Reposo, camino del Desierto de los Leones, en las afueras de México DF, enero de 197…

Charles Bukowski - Las mujeres del verano

las mujeres del verano morirán como la rosa
y la mentira
las mujeres del verano amarán
siempre y cuando el precio
no sea eterno
las mujeres del verano
pueden amar a cualquiera;
incluso a ti
mientras dure el
verano
pero también les
llegará el invierno
nieve blanca
y frío helado
y caras tan feas
que incluso la muerte
hará una mueca de horror
antes de
llevárselas.

Unidad de Cuidados Intensivos - J. G. Ballard

Por que nos acordamos de ellos cuando ya están muertos?
Un cuento de Ballard de allá por 1,982.

Leer cuento